Día de Sant Jordi

Feliz Día de Sant Jordi

Hoy es un festivo muy especial, de los más bonitos del año. Hoy es el día en que se juntan leyendas, rosas y libros.

Desde primera hora de la mañana, las Ramblas se empiezan a llenar de gente paseando, deseando recorrer los diferentes puestos de libros que hay repartidos por todo el centro.

El Día de Sant Jordi me encanta coger un avión e ir hasta Barcelona. Es un día en el que la ciudad desprende magia en cualquier rincón. Un día inspirador. Un día para pasear, disfrutar, para observar y finalmente para llegar a casa llenos de felicidad.

¡Espero que pronto podamos volver a disfrutar como antes del Día de Sant Jordi!

¿Qué día se celebra Sant Jordi?

El Día de Sant Jordi se celebra cada año el día 23 de abril.

¿Sabes cómo se celebra el Día de Sant Jordi?

El Día de Sant Jordi se celebra… (¡a ver si encuentro la palabra correcta!) con entusiasmo. Es un día en el que los pueblos y ciudades en los que se celebra esta festividad se llenan de gente, de puestos de libros, de escritores firmando autógrafos y dedicando libros, y sobre todo, un día en el que las calles se llenan de flores.

La leyenda del Día de Sant Jordi

La leyenda dice que hace muchísimo tiempo había un dragón muy malo, que era capaz de envenenar el aire y matar con su aliento. El dragón tenía aterrorizada a toda la ciudad de Montblanc, en Cataluña.

A los habitantes de Montblanc, para calmar al dragón, se les ocurrió ofrecerle a una persona al día para que se la comiera. Esa persona se elegía por sorteo entre todos los habitantes, y el objetivo no era otro que apaciguar a la bestia, para que así remitieran sus fechorías.

Tras un tiempo devorando a los habitantes que habían sido entregados al dragón por sorteo, el azar quiso que un día le tocara el turno a la princesa. Cuando la princesa estaba de camino hacia el dragón, Sant Jordi, un apuesto caballero con armadura y montado sobre un caballo blanco apareció de la nada, alzó su espada y se enfrentó al dragón. Sant Jordi ganó la batalla y liberó al pueblo y a la princesa para siempre.

De la sangre que derramó el dragón, brotó un enorme rosal de rosas rojas. Sant Jordi, como buen caballero que era, arrancó una rosa y se la entregó a la princesa.

¿Qué hay que hacer para celebrar bien el Día de Sant Jordi?

Como nos cuenta la leyenda, y al igual que hizo Sant Jordi en su día, lo más común es regalar rosas. A pesar de que cualquiera pueda regalársela a quien quiera, la tradición es que el hombre le regale una rosa a su amada. También es común que la mujer, en agradecimiento al gesto de su amado, le haga entrega de un libro a él.

Día Mundial del Libro

El día de Sant Jordi es también el Día Mundial del libro. Por ello, además del romántico intercambio de rosas, también es común regalar un libro. A pesar de que puede ser cualquier libro y de cualquier época, la gente tiende a regalar novedades ya que este día las calles suelen estar llenas de escritores que se dedican a firmar sus ejemplares. ¡Un libro con una dedicatoria de su autor no suele conseguirse todos los días! Pero el mágico Día de Sant Jordi sí es posible.

¿Dónde es más común celebrar Sant Jordi?

La leyenda de Sant Jordi es común en algunos países de Europa como España, Inglaterra, Grecia y Portugal.
Por ejemplo, en Barcelona, lugar por excelencia en el que celebrar Sant Jordi, las calles se llenan de gente y de puestos de venta de rosas y de libros. Ese día hay un ambiente muy especial en la ciudad, y es un día fantástico para perderse y para andar sin rumbo. En cualquier calle, en cualquier rincón, hay gente con rosas y con libros. ¡Es 100% recomendable verlo alguna vez en vivo!

¡Feliz día de Sant Jordi! 🌹🐉🏰

Aprovecho para invitarte a darte una vuelta por la tienda online de Lúa Marthin. En este paseo no verás libros ni rosas, pero seguro que encontrarás otras cosas para regalar y que le sacarán una sonrisa a alguien. Algunos ejemplos:

Si te gusta, ¿me ayudarás a compartir?

Nada me hace más feliz que ver a la gente compartir mis cositas. Imagíname en mi cuevecita dando saltos y cantando, ¡así estoy!

Menú