lua marthin sale a recoger setas

Aprovecho este bonito día para salir a recolectar setas

¡Hola!

¿Habéis visto qué bonitos días está haciendo? La verdad es que se le están colando al otoño algunos días que son típicos de verano. Ayer sin más, ¡menudo día! Cuando abrí los ojitos en la cama enseguida me di cuenta de que fuera debía hacer un día de esos en los que el cuerpo te pide sí o sí salir de excursión, porque entraba muchísima luz en casa. Así que mientras estaba debajo de mi edredón, yo ya fui planeando cuál sería el plan del día (vaya chasco me habría llevado si me llego a equivocar con la “predicción” del tiempo… ¡pero no!).

Cuando me levanté, me preparé mi desayuno (siempre desayuno un café con tostadas con aceite y tomate de ramillete, ¡cómo me gustan! – sobre las sosas tostadas siempre cae un buen trozo de queso, y si es queso mahonés, mejor todavía) y mientras me puse a leer el periódico. Por cierto, qué noticias más malas lleva la prensa desde hace algún tiempo. Qué ganas tengo de que se acabe todo esto y podamos volver a hacer vida normal todos otra vez.

A medida que me vayáis conociendo, iréis viendo que soy una ratita bastante metódica, casi siempre empiezo los días de la misma forma.

Justo al acabar de desayunar, puse un poco de comida perruna en un bol, y la saqué fuera. Hace años que tengo un amigo peludo y viene cada mañana a desayunar justo a la entrada de mi casa-cueva. Es muy simpático y cariñoso, y vive con el guarda del refugio. Aquí somos tan poquitos que en general nos llevamos todos muy bien.

Finalmente cogí mi cesto, un cuchillito y mi mochila cargada con un bocadillo y agua, y me fui con la idea de dar un súper paseo por la montaña, y con un poco de suerte regresar a casa con un cesto lleno de setas. De pequeña me enseñaron a reconocerlas, y la verdad es que se me da bastante bien. Un amigo me dijo una vez que tengo un sexto sentido para localizarlas, y es cierto. Lástima que no haya concursos de recolección de setas para ratitas.

Pasé un día genial, y a pesar de ser entre semana me crucé con unos cuantos excursionistas que debieron tener la misma idea que yo cuando abrieron los ojos. Subí dos montañas por senderos, y tuve un montón de suerte, porque regresé a casa con el cesto lleno. A la hora de comer me paré cerquita de el Pas de s’Escaleta, y luego seguí mi ruta hacia casa, pero ya sin coger setas. Me dediqué a contemplar el hermoso día, y los bonitos colores de la naturaleza.

Hoy ya sí tengo que dedicarme a coser y a preparar paquetitos, porque entraron varios pedidos en la tienda online y han de estar listos para mañana, así que… Yo me pongo patitas a la obra.

¡Pasad un bonito día!
Lúa

Mochilas de Lúa Marthin

lua

No se han encontrado resultados.

Si te gusta, ¿me ayudarás a compartir?

Nada me hace más feliz que ver a la gente compartir mis cositas. Imagíname en mi cuevecita dando saltos y cantando, ¡así estoy!

Menú